noviembre 29th in 05. Cerca del verde by .

Ampliación de la grada

     Ampliar la grada es una vieja aspiración desde que se construyó el estadio. Al principio debía cumplir una multifunción que incluyera la celebración de competiciones atléticas de cierta importancia. Eso restaba calor a lo que debía ser un campo de fútbol, que pasaba a ser un estadio. Los usuarios del viejo Atocha tuvieron que sufrir ese alejamiento “del verde” y el recinto perdió su capacidad bombonera.

     Con el tiempo se llegó a la conclusión de que el campo de fútbol debía serlo en su más pura esencia y no perderse en actividades que, por cierto, no prosperaron. No se celebran acontecimientos deportivos que no sean ver sudar a un Boss en el escenario rodeado de guitarras eléctricas y amplificadores.

     Por eso la vieja reivindicación: “Convirtamos Anoeta en un verdadero campo, bajemos las gradas”.

    Cuando lo intentó el Consejo de la Real subcampeona le pusieron a parir. Todo el mundo se tentó los bolsillos y pensaron que menuda escusa se buscaban para hacer la megaobra. Ya sabemos en este país de qué van los proyectos faraónicos y todo eso.

     Luego resulta que la vieja aspiración va tomando cuerpo y hasta se convierte en argumento, en bandera electoral. Hay que bajar las gradas. Y toda la contestación de los defensores del espíritu inicial, el mundo del atletismo y las fuerzas políticas y sociales, se calla.

     El proyecto que nos presentan sí que las baja, sí. Pero también incluye una “pequeña” ampliación que convertirá Anoeta en algo más.

      Y todos contentos.